Citroën cumple 100 años desde la producción de su primer vehículo

Económico, confortable y de mecánica simple, el inolvidable 2CV supo conquistar mercados de todo el mundo. Se fabricó en 15 países. La planta portuguesa de Mangualde mantuvo su producción hasta 1990, mientras que en nuestro país dejó de fabricarse hace 40 años.

Revolucionario. El Citroën 2CV fue lanzado en el Salón de París de 1948.



Escuchar la noticias



Citroën fue fundada por André Citroën en París, Francia, en 1919. En sus 100 años de vida la marca ha sido reconocida por sus constantes innovaciones tecnológicas y por desarrollar vehículos populares –y otros no tanto- que sirvieron de inspiración para la industria automotriz en su conjunto.

Citroën nació como el tercer gran pilar de la industria automotriz francesa junto a Peugeot y Renault. Y a pesar de ser la más nueva de las tres supo destacarse por el desarrollo de la tracción delantera y la suspensión hidroneumática, entre otros hitos.

Además fue la primera marca europea en implementar el sistema de producción de autos en línea que había creado Henry Ford en Estados Unidos; modelo que luego fue imitado por otras marcas del Viejo Continente.

Más allá de esto, el concepto de André Citroën fue el de “democratizar” el mundo del automóvil, diseñando vehículos accesibles y líneas de crédito para facilitar su compra, algo que constituyó una revolución para la época.


Origen del logo

En 1900, André Citroën adquirió una patente en Polonia sobre el tamaño de los engranajes en forma de chevrón que se utilizaban en la industria harinera.

La dentadura específica de los engranajes helicoidales en forma de “V” invertida permitía que su funcionamiento fuera más suave, silencioso y eficaz.

Cuando André Citroën decidió fabricar automóviles en 1919 apostó por el logotipo con el que había triunfado: un chevrón doble para simbolizar dos piezas engrandas entre sí.

En total fueron nueve, siendo el más particular el de 1932, con un cisne nadando que representaba la introducción del motor flotante, una innovación tan importante que se convirtió en parte de la imagen de la marca.


Versátil. Una de las ventajas del 2CV eran sus butacas removibles para ser usadas al aire libre.


Innovador y revolucionario

El máximo exponente de este concepto fue el Citroën 2CV, el modelo más exitoso de su historia. Con un estética muy criticada el 2CV fue presentado en el Salón del Automóvil de París de 1948.

Gustara o no era un vehículo distinto a cualquiera de aquella época. Su fama no fue puro invento. El mundo habló de su sistema de suspensión suave que favorecía el confort de marcha y de la sencillez de su mecánica. Eso, sumado al bajo costo de mantenimiento le permitió conquistar distintos mercados y movilizar a las masas por décadas. Así fue como llegó a nuestro mercado, promocionado como el primer auto chico de tracción delantera.

Pero el 2CV fue mucho más que eso. Fue el primer descapotable argentino de producción en serie y el primero que permitía desmontar las butacas para usarlas como asientos en un picnic. Y además, fue el auto del papá de “Mafalda”, la recordada historieta creada por Quino.



Gentileza: Clarín




Dulces Secretos - Bandejas de desayuno


Dulces Secretos - Bandejas de desayuno