Un adolescente caza al vuelo a una bebé que caía desde un segundo piso

Un joven de 17 años salvó la vida de una niña de dos años que cayó desde la ventana de un segundo piso, sus rápidos reflejos evitaron que sucediera una tragedia. Sucedió el pasado 20 de junio mientras la madre de la menor se encontraba ocupada en la cocina y la pequeña cayó por una ventana.

Un joven vio a una bebé jugar demasiado cerca de una ventana y su posterior caida.


Para Feuzi Zabaat, originario de Algeria, aquél no iba a ser un día como los demás. Este adolescente de 17 años trabajaba como cada día en un taller de Estambul cuando vio a una bebé que jugaba excesivamente cerca de una ventana de un segundo piso. Temiéndose lo peor y sin otro adulto responsable a la vista, se fue acercando y poniéndose en posición por si ocurría lo peor.

Doha Muhammed, de dos años, le debe su integridad física, sino la vida, a la buena decisión del chico y sus excelentes reflejos. Instantes después, la niña caía al vacío y era atrapada al vuelo por Feuzi, aparentemente el único viandante que se dio cuenta de la potencial tragedia que se gestaba a unos metros de sus cabezas. La buena técnica del muchacho evitó que impactara contra el suelo.

Solo entonces, con la niña ya entre los brazos de su salvador, acuden los vecinos. Pero Feuzi no suelta a su pequeña protegida y la acuna para consolarla. Como suele ocurrir en el mundo actual, donde las cámaras son absolutamente omnipresentes, la escena quedó grabada para la posteridad.

El adolescente fue muy humilde tras su heroicidad, asegurando que no había sido él quien había salvado a la pequeña, sino Dios. Además, ha recibido una recompensa de 200 liras turcas -poco más de 30€- del padre del bebé, y se da por satisfecho con poder seguir ejerciendo de 'hermano mayor' de Doha en su barrio.

Hace unos días un vídeo similar grabó como en Medellín, Colombia, una madre evitaba en el último momento que su hija cayese por el hueco de una escalera, colándose por un pequeño espacio sin protección.

Todo ocurrió en una fracción de segundo. Madre e hija salían del ascensor, con la progenitora contestando a un mensaje desde su teléfono. En ese instante la niña se sintió atraída por el hueco y, sin entender que no había dónde apoyarse, cayó de bruces.

Solo la rápida reacción de ella, de un mensajero presente en la escena y de los vecinos que le ayudaron bajando al piso inferior evitaron algo peor. El vídeo causó un gran revuelo, entre los que echaban la culpa a nuestra adicción a los móviles y quienes consideraban que la culpa era de quienes habían dejado el hueco sin protección.



Gentileza: Agencias




Dulces Secretos - Bandejas de desayuno


Dulces Secretos - Bandejas de desayuno