Nutrición: cinco falsos mitos populares sobre alergias alimentarias

En un elevado número de la población desconocen sobre las alergias, por lo que tienen menos precauciones sobre éstas que frente a otro tipo de afecciones en sus hijos. Un 20% de la población presenta alergias alimentarias, que pueden ser transitorias o crónicas. Conozca cuales son las leyendas más difundidas.

Niño que se resiste a comer.


Se estima que aproximadamente un 20% de la población presenta una reacción alimentaria adversa. En el caso de los niños, se demuestra que un 25% de los episodios de anafilaxia ocurren por primera vez en la escuela, según la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica.

En la mayoría de casos, la alergia alimentaria en la infancia es un fenómeno transitorio. Los niños suelen perder la sensibilidad a los alimentos con mayor potencial alergénico, como son: el huevo, la leche, el trigo y la soja. Aunque hay otro tipo de alimentos como son los frutos secos, los pescados o los mariscos que suelen perdurar con más éxito como agente alérgeno.

Obviamente, no se debe generalizar ya que no existen dos organismos idénticos. Es por ello que resultará clave llevar un control exhaustivo de la alimentación en los más pequeños de la casa. En la actualidad, se siguen dando casos de familias -tanto de padres primerizos, como experimentados- en las que no existe ningún tipo de formación didáctica sobre la "doctrina alergista". Quizás por ello exista algo más de despreocupación ante las enfermedades alérgicas, que frente a otro tipo de afecciones en sus hijos.

El fabricante de productos de alimentación infantil Nutribén ha difundido un comunicado sobre los cinco falsos mitos sobre alergias alimentarias más extendidos entre los padres, con el objetivo de ayudar a identificarlos y que se dejen de creer.


Las intolerancias alimentarias no son algo grave; lo verdaderamente importante son las alergias alimentarias

Debemos diferenciar entre las dos afecciones, aunque ambas presenten síntomas similares. Las intolerancias alimentarias suelen provocar un malestar general en el sistema digestivo de la persona que ingiere un alimento que no tolera (náuseas, gases, retortijones abdominales, diarrea…). En el caso de las alergias alimentarias, no solo provocan que la persona empeore su estado, sino que pueden ocasionar reacciones de riesgo fatal a causa de la ingesta mínima de un alimento o la exposición a un alimento (presión de garganta, dificultad respiratoria, ronquera, vómitos, dolor de estómago, urticaria, disminución de la tensión arterial…).

Jorge Martínez, médico de la sección de Gastroenterología y Nutrición en el Hospital Infantil Universitario Niño Jesús, señala que "la clave para comprender la diferencia entre ambas está en que las alergias tienen un mecanismo de producción inmunológica (nuestro organismo produce anticuerpos inmunoglobulina E [IgE]), mientras que las intolerancias tienen un mecanismo no inmunológico".

Es importante prestar atención a ambas afecciones, más todavía, cuando un niño sufre por primera vez un cuadro de alergia alimentaria, y cuando ni siquiera el niño ha sido diagnosticado por padecer una intolerancia/alergia a algún alimento.


"Solo un poquito no te hará daño..."

Pongamos el ejemplo de un niño que ha sufrido algunas reacciones alérgicas de carácter leve por la ingesta de algún alimento. En primera instancia, pensaríamos que no es algo de lo que preocuparse porque "al niño solo le han salido unos granitos… eso no es nada, tan solo es un picor pasajero en su boca…".

Jorge Martínez advierte que "no dar la importancia requerida a este asunto es un error bastante grave, ya que siempre existe la posibilidad de que la próxima reacción alérgica del niño sea mayor o de riesgo vital". El hecho de volver ingerir una cantidad de un determinado alimento -por poca que sea-, o incluso tocarlo o inhalarlo, puede desencadenar en reacciones alérgicas graves. Esto es lo que se conoce como el Efecto Booster.


La enfermedad celíaca es consecuencia de una alergia alimentaria al gluten"

Hoy en día se generaliza mucho y denominamos como celíacos a aquellos que siguen una dieta sin gluten, aunque existen diferentes trastornos relacionados con esta proteína. Clínicamente pueden darse varios casos de reacciones al gluten que se clasifican como enfermedad celíaca - una Intolerancia permanente al gluten-, que requiere de una alimentación estricta sin presencia del gluten, ya que es la única terapia existente para sobrellevarlo. También existe la sensibilidad al gluten, no celíaca. A diferencia de la enfermedad celíaca, esta puede ser transitoria y desaparecer al cabo de un par de años sin la ingesta de gluten. Por último, la alergia al trigo sí que se presenta como un caso de alergia al cereal al 100%, con todos los riesgos que ello supone. Jorge Martínez aclara que "la enfermedad celiaca es una patología que no tiene cura. Los pacientes deben tratarlas siempre con una alimentación que evite potenciar los síntomas de intolerancia al gluten".


"La leche sin lactosa es mejor que el resto"

Desde hace años existe una corriente en la sociedad que se debate entre consumir la leche con o sin lactosa, por el hecho de autodiagnosticarnos como personas intolerantes a esta molécula. Se da por hecho, equivocadamente, que la lactosa es un componente "malo" en la leche, cuando solo resulta ser un azúcar natural presente en la bebida. Jorge Martínez matiza que "no debemos confundir la intolerancia a la lactosa, con la alergia a las proteínas de la leche. Son dos cosas totalmente distintas, y por ello deben tratarse de forma diferente. Un paciente intolerante a la lactosa sufrirá los síntomas de la ingesta de leche en su aparto digestivo, mientras que un paciente alérgico a las proteínas podría experimentará una reacción alérgica que se expanda por todo su organismo, activando su sistema inmunitario".

Para los pacientes intolerantes a la lactosa, Martínez aconseja "un incremento en el consumo de productos lácteos de bajo contenido en lactosa, como son el queso, los yogures, u otros productos que han experimentado un proceso de fermentación". La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), recuerda que está prohibido emplear el reclamo health claim (alegación saludable), para cualquier producto al que se le ha suprimido la lactosa.


"Mediante la cocción se pueden eliminar los alérgenos de los alimentos"

Eliminar los alérgenos de un alimento es algo totalmente imposible, ya sea por un proceso de cocción o con cualquier otra técnica culinaria como la congelación. En el caso de las bacterias sí que es posible eliminarlas mediante la cocción. Está demostrado que, si son expuestas a temperaturas superiores a los 100ºC, las bacterias mueren con la consecuente mejora del estado del alimento en cuestión.



Gentileza: EFE




Dulces Secretos - Bandejas de desayuno


Dulces Secretos - Bandejas de desayuno