Según una investigación los robots aumentarán la brecha entre países ricos y pobres

Según un estudio desarrollado por una prestigiosa consultora internacional, cada robot destruye 2,2 puestos de trabajo en las zonas más empobrecidas del mundo, mientras que en los países más desarrollados económicamente esta cifra se reduce a 1,3 trabajadores. Esta cifras anticipan que causarán una mayor desigualdad entre el norte y el sur.

Cada robot quitará más de dos puestos de trabajo en los países más pobres.


Escuchar la noticias



"Los robots van a quitarnos nuestro trabajo". Semejante cita puede atribuirse a expertos y cuñados en cenas familiares por igual, pero lo cierto es que numerosos estudios apuntan sin lugar a dudas a que existe un claro peligro.

"How Robots Change the World", o en español, "Cómo los robots cambian el mundo" es una investigación llevada a cabo por Oxford Economics, una consultora de alto prestigio que apunta a un dato que hasta el momento no se había planteado claramente: la nueva ola de robots más inteligentes y capaces que se cierne sobre nosotros hará más pobres a las zonas más pobres y, aunque les perjudicará un poco, hará más pudientes a las zonas ricas.

La primera era de la automoción está llegando a su fin y, según nuevos estudios, estamos en los albores de la Automoción 2.0, un fenómeno que puede tener graves consecuencias para los trabajadores de multitud de industrias.

En este nuevo ciclo, el informe calcula que las zonas más empobrecidas del mundo perderán 2,2 trabajos por cada robot que se introduzca en prácticamente cualquier industria. En comparación, las zonas más ricas perderían 1,3 puestos.

Países como Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Alemania o Japón serán los que menos noten este golpe, pero incluso dentro de estos países, las zonas con más empleos sin cualificación se verían afectadas gravemente.

Grandes empresas como Amazon ya están haciendo ingentes inversiones en la automatización de gran parte de sus operaciones, empezando por las de almacenes pero incluyendo también otro tipo de funciones, como el análisis de rendimiento laboral. No sería la única, pues los grandes fabricantes de automóviles también van por el mismo camino.

Además de la destrucción de empleo, que puede tener graves consecuencias sociales, el estudio también señala que las empresas menos afectadas por estos movimientos no cuentan con grandes plantillas y no se plantean crecer para asumir la población que se quedara sin trabajo. Por ejemplo, Facebook cuenta con menos de 36.000 empleados en todo el mundo, cifra que palidece al lado de la plantilla mundial de Voklswagen, que supera los 656.000.



Gentileza: El Mundo




Dulces Secretos - Bandejas de desayuno


Dulces Secretos - Bandejas de desayuno