El día en que hubo que hacer cola para subir al Everest, la montaña más alta del mundo

Interminable cola de más de 200 alpinistas hicieron el pasado miércoles 23 de mayo cima en el Everest (8.848 metros), rompiendo el récord de ascensos en una misma jornada pero también creando un atasco que provocó colas de varias horas en un estrecho paso de la ladera cercano a la cumbre.

La subida al Everest se masifica.


Que la montaña más alta del mundo no es ya la más solitaria hace años que se sabe y se debate alrededor de la problemática que supone su masificación. Sin embargo, en el último miércoles de mayo se llegó a una situación totalmente kafkiana cuando se produjo un verdadero atasco de alpinistas que querían alcanzar la cima del Everest.

La insólita cola de montañistas quedó registrada en una imagen captada por la expedición de Nirmal Purja's Project en la que se aprecia una larga fila de personas esperando su turno para coronar los 8.848 de la cumbre más alta del planeta.

Cuando todavía no hay datos exactos, se calcula que más de 200 alpinistas lograron llegar a lo alto del Everest, un hito que marca el récord de ascensiones en una misma jornada pero que, a su vez, provocó un atasco que generó largas colas de varias horas en la cara sur por encima de los 8.000 metros, la denominada “zona de la muerte”.

A apenas una semana de que la buena meteorología se disipe, muchos de ellos se quejaron de haber tenido que esperar durante "horas" en largas colas por el abarrotamiento en la zona Cima Sur (8.690 metros), si bien no se han reportado bajas durante el ascenso de ayer, afirmó Shrestha.

En 2012, se produjo una situación similar cuando 260 montañeros trataron de hacer cumbre en un mismo día aprovechando el buen tiempo, lo que causó una acumulación de gente en el famoso escalón Hillary, una roca vertical de 12 metros que supone el último gran obstáculo antes del techo del mundo.

En esa ocasión, 179 personas llegaron a los 8.848 metros y cuatro -el chino Ha Wenyi, el alemán Eberhard Schaaf, el canadiense de origen nepalí Shriya Shah y el surcoreano Song Won-bin- perecieron por cansancio y mal de altura cuando descendían.

El abarrotamiento en los ochomiles supone un gran peligro para los alpinistas y sus sherpas, ya que cada minuto es importante cuando uno depende de una botella de oxígeno para sobrevivir y les puede alcanzar la noche.

Un equipo de experimentados sherpas coronó a mediados de mayo el Everest, dando por inaugurada una nueva temporada de escalada del pico más alto del planeta que este año cuenta con más escaladores dispuestos a intentar la ascensión que nunca.

El Departamento de Turismo ha emitido 378 permisos de escaladas esta temporada, un récord histórico desde la primera ascensión exitosa al Everest en 1953.





Gentileza: El Comercio, El Universal y BBC




Dulces Secretos - Bandejas de desayuno


Dulces Secretos - Bandejas de desayuno