Pantallas digitales con visualización 3D en los vehículos: ¿realidad o futuro?

Esta tecnología nos permite captar la información visual más rápidamente que cuando se muestra en pantallas convencionales. Las pantallas toman cada vez más formatos interactivos que pueden anticipar las necesidades individuales de los conductores. El futuro se basará en la interacción entre los usuarios y las pantallas.

Bosch está creando pantallas digitales con visualización 3D, que generan un efecto tridimensional realista.


Escuchar la noticia



Tecnología y automoción son ya dos conceptos indivisibles. Los vehículos que salen ahora mismo al mercado cada vez son más novedosos. Destacan por sus cámaras, sus grandes pantallas, y la multitud de opciones mecánicas y digitales que ofrecen. Así, los fabricantes siguen desarrollando coches con mejores tecnologías, y, de este modo, quieren llegar al futuro con unos modelos que respondan a nuestras necesidades modernas.

Si tenemos un vehículo que ya tiene algunos años de vida, estaremos acostumbrados a una serie de elementos y funciones que pueden que ya hayan desaparecido de los coches actuales. De todos modos, la evolución va mucho más allá de los GPS y la sustitución de los casete, y puede ser que empiecen a desaparecer funciones que pueden parecer esenciales hoy en día. Pero, ¿qué les reemplazará? ¿Sabremos adaptarnos al cambio?

Ejemplo de ello son el camión con pantalla trasera de Samsung para evitar accidentes de carretera, el soporte que está desarrollando Tesla para que sus vehículos cuenten con las plataformas de vídeo más importantes del momento: Netflix y Youtube, o el nuevo concept car de Kia con 21 pantallas en su interior. Ahora, el proveedor mundial de tecnologías y servicios Bosch está creando pantallas digitales con visualización 3D, que generan un efecto tridimensional realista y que permiten captar la información visual más rápidamente que cuando se muestra en pantallas convencionales.

Los camiones con cámara delantera y pantalla trasera, una realidad.

"El simple hecho de mostrar información en un instrumento de visualización de automóviles es agua pasada. El futuro se basa en la interacción entre los usuarios y las pantallas, y Bosch está preparado para ello", explica la compañía.

De esta forma, cuando el coche nos dé una alerta por atasco de tráfico o se active cualquier sistema de asistencia, el conductor podrá recibir la información mucho antes y anticipar sus movimientos para evitar cualquier imprevisto.

Según Global Market Insights, el mercado mundial de pantallas para vehículos se duplicará, pasando de 15.000 millones de dólares (13.400 millones de euros) a 30.000 millones (26.700 millones de euros) en 2025.

"Las pantallas se están convirtiendo, cada vez más, en sistemas interactivos que pueden anticipar mejor las necesidades individuales de los conductores. En esto, hay un gran potencial de negocio para Bosch", señaló el presidente de Bosch Car Multimedia, Steffen Berns.

Poco a poco van apareciendo nuevas actualizaciones que hacen de los coches nuestras segundas casas. Existen infinidad de proyectos, pero la revolución que todas las grandes marcas persiguen es la de conseguir un vehículo completamente autónomo. Sin embargo, aunque la tecnología avanza a pasos de gigante, ¿es lejano el futuro en el que los coches tomarán las decisiones y nosotros nos convertiremos en simples pasajeros?



Gentileza: La Vanguardia




Dulces Secretos - Bandejas de desayuno


Dulces Secretos - Bandejas de desayuno