El coche fabricado de madera es una realidad: reciclable y más resistente que el acero

Japón nunca deja de sorprendernos y su idea en esta ocasión es cambiar por completo el concepto de coche del futuro que tenemos. No hablan de motores ni de combustible, si no de la propuesta que llevan más de diez años investigando: los coches en nanofibra de celulosa que pesa una quinta parte de lo que pesa el acero y es cinco veces más resistente.

Vehículo de nano celulosa: desafío al vehículo de cero emisiones.


Escuchar la noticias



Los desafíos a los que nos enfrentamos con la crisis climática obligan a buscar alternativas que en ocasiones pueden parecer radicales o sorprendentes. En el sector del automóvil es donde más se están viviendo los avances con nuevas fórmulas más ecológicas, pero no solo en el cambio de los motores impulsados por combustibles fósiles hacia otras posibilidades. Tal y como se puede ver, los cambios también afectan al concepto de vehículo en sí mismo.

Si hace poco vimos cómo algunas empresas querían cambiar el plástico de las botellas por papel, ahora nos llega desde Japón un vehículo fabricado con nanofibra de celulosa. Un elemento que es mucho más ligero que el acero y, a pesar de lo que se pueda pensar, también más resistente.

Este vehículo llega desde la Universidad de Kioto, un centro que cuenta con el apoyo de organismos públicos y grandes fabricantes de vehículos, como Toyota. Y a pesar de su aspecto moroso en el interior, ha superado todas las pruebas de viabilidad y resistencia. Por ahora, su nombre oficial es NCV (Nanocellulose Vehicle).

La nanofibra de celulosa es un material que proviene de la corteza de los árboles, lo que ha permitido promocionarlo como "coche natural fabricado de árboles". Y se está buscando que todos los elementos que se utilicen en su fabricación sean lo más naturales posible. Algo especialmente problemático en el motor o el aire acondicionado.

Además de las ventajas que tiene su fabricación para el medio ambiente en comparación con los vehículos normales, su menor peso provoca que el consumo de energía se reduzca de forma drástica. Como es de esperar, también es un vehículo con una mayoría de elementos reciclables.

Con la mirada puesta en el medio ambiente también surge el problema de que no es un material que pueda extraerse en masa para fabricar todos los vehículos que se venden, ya que podría impulsar la desforestación, pero seguramente de este prototipo se pueden extraer mejoras que cambien algunas partes de los vehículos actuales.

En la universidad llevan 10 años trabajando en el Nanocellulose Vehicle y no se descarta que parte de sus innovaciones acaben por llegar pronto a alguna de las marcas de coches involucradas en el proyecto. En Japón están muy concienciados con el cambio climático e invierten esfuerzo y tecnología en reducirlo en lo posible, aunque para ello tengan que cambiar su perspectiva hacia posibilidades inesperadas, como este mismo coche.

El sarampión es una enfermedad viral altamente contagiosa, que afecta sobre todo a los niños.

Reducir las emisiones a costa de los bosques

Según cuentan, llevan trabajando 10 años en este proyecto, pero como decíamos antes aunque se muestran muy positivos aún queda bastante por mejorar para que esto sea una realidad y sobre todo algo práctico. La tecnología ha de progresar para que la nanocelulosa y otros materiales sean compatibles a la hora del montaje, y sobre todo hay que reducir los costes, además de que las cadenas de montaje deben ser eficientes y no aumentar la huella de carbono.

Lo que calculan es que si se logra la meta de reducir un 10% el peso de los automóviles (algo que quieren conseguir en 2020), se eliminan hasta 2.000 kilogramos de carbono del ciclo de vida de un coche, lo cual según sus datos equivale a las emisiones de una persona en su hogar durante un año (en Japón). Eso sí, la materia prima de la nanofibra son los bosques, lo cual se plantea como una explotación controlada "como se ha hecho históricamente en el país", pero habría que ver qué impacto tiene si la industria automovilística japonesa empieza a tomar prestados árboles.



Gentileza: Computer Hoy | Xataka




Dulces Secretos - Bandejas de desayuno


Dulces Secretos - Bandejas de desayuno