Ganó por segunda vez un oro en la Olimpíada Internacional de Matemática

Su pasión por los números llevó a Emanuel Liwski, un joven lomense de 18 años, a corononarse bicampeón iberoamericano en México. Anteriormente había ganado el mismo lauro en Río de Janeiro dos años atrás. Ahora, este adolescente argentino, quiere enseñar y romper el mito de que hacer cálculos es aburrido.

Emiliano venía de brillar en las Olimpíadas de Rio de Janeiro 2017 y en el Mundial de Rumania 2018.


Escuchar la noticias



A lo largo de la vida, en algún momento se cierran etapas: a veces tan bien que nos inspiran, y otras tan mal que mejor no recordarlas. Sin embargo, Emiliano Liwski (18) finalizó su adolescencia por el mismo camino que empezó a abrirse hace varios años este genio de los números: con una nueva medalla de oro y convirtiéndose en bicampeón de las Olimpiadas Iberoamericanas Matemáticas, tras haber ganado en Rio de Janeiro 2017 el mismo premio.

El joven lomense, ex alumno de la Escuela Media N°14 Tomás Espora (Temperley), dividió su tiempo entre finalizar el CBC de la UBA y entrenar para esta competencia, la cual fue la última luego de haber superado los 18 años.

"A pesar de no haber tenido ninguna competencia durante el año, me preparé mucho para este selectivo. Me hice un lugar en el día para practicar luego de la cursada del CBC", sostiene el campeón. Una vez seleccionado, la semana previa al viaje y a las Olimpíadas, la rutina de entrenamiento fue ardua: Emiliano y los otros tres chicos que conformaban el seleccionado nacional llegaban a las 9 a la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA, les daban cuatro problemas del mismo calibre de la competencia y tenían que resolverlo de manera individual. Si a alguno no le salía o le costaba, otro chico podía inclinarlo hacia la solución o darle alguna pista.

Liwski agrega: "Trabajábamos individualmente pero nos ayudábamos para progresar entre todos".

Combinatoria, geometría, álgebra y teoría de números fueron las áreas evaluadas en Guanajato, México, donde se celebró este desafío.

A nivel grupal, el equipo argentino quedó en el 4° puesto entre los 23 países que participaron y Emiliano obtuvo su medalla de oro.

"Esta etapa de la escuela fue muy linda, la cerré de la mejor manera. Fueron muchos años de dedicación desde el primer año de la secundaria. Además en este tiempo hice amigos en muchos lugares, con los chicos que viajé y en lo países que visité", cuenta el vecino de Lomas, muy agradecido.

Su mamá Ana, profesora de matemáticas jubilada, también fue parte de todo esto y cuenta su sensación: "Un día le planteé como ejemplo un ejercicio que al resolverlo le gustó tanto que le resultaba tan divertido como un juego, y a partir de ese momento decidió anotarse y participar".

"Cuando nos enteramos que había ganado nuevamente la medalla de Oro fue una inmensa alegría porque es la perfecta culminación a una etapa de su vida. Por supuesto que estamos muy orgullosos de su esfuerzo y dedicación", reflexiona la mamá de Emiliano.

Pero a todo esto Emi no se detiene: ya comenzó a cursar el primer cuatrimestre de la Licenciatura en Matemáticas con el fin de inspirar a muchos chicos más sobre esta ciencia y desmitificar miedos.

"Los desafíos que plantean las matemáticas son muy lindos y me gustan. Me encantaría poder insertarme en investigaciones relacionados a la materia y ser profesor para seguir inspirando a otros. Quiero trabajar para cambiar esa imagen de aburrido y difícil que tiene este tema", finaliza la futura promesa.



Gentileza: Clarín




Dulces Secretos - Bandejas de desayuno


Dulces Secretos - Bandejas de desayuno